Día 4. Un paso adelante

Queridx yo del futuro. Hoy es 15 de diciembre y llevas dos días sin escribir. Es una buena noticia porque significa que no has tenido tiempo ni la necesidad imperativa de desahogarte. Aunque confieso que casi caes en la tentación.

Al fin has obtenido noticias. Te han llamado para darte cita en el psicólogo. El 2 de diciembre. Sé que parece muy lejano pero sabes que en el fondo tienes que tener paciencia porque por mucho que lo desees el tiempo no va a pasar más rápido. 

Estos días has conseguido tener una rutina medianamente normal y hasta has estado más contenta de lo usual. Incluso has intentado hacer magdalenas.

Has intentado mantener tus demonios a raya sin éxito. Y estallas. En silencio. 

La compañía está siendo la clave en todo el proceso. Te viene bien. Te distrae y mantiene la mente ocupada. Aunque inconscientemente te empeñas en alejarte de todo el mundo. En un futuro no muy lejano tendrás que disculparte con tu mejxr amigx. Es de las pocas personas que lamentas tratar así. Aunque en el fondo eres consciente de que conoce la situación en la que te encuentras.No puedes evitarlo. Espero que se de cuenta de que tu intención no era hacerle daño.


Anuncios

Día 2.

Queridx yo del futuro, hoy es jueves 13 de diciembre. Ayer ni si quiera te diste cuenta de que no era lunes 13 de diciembre sino miercoles 12. Puede que solo fuera un error, pero no lo creo. Creo que a veces no sabes ni en que día te encuentras y dudo mucho que te importe. 

Según el calendario hoy era un día significativo para ti. Pero solo te has dado cuenta porque tu madre te lo ha recordado. Te ha estado llamando toda la mañana. Has colgado el teléfono y te has vuelto a dormir. Haces los cálculos y te das cuenta de que has dormido 12 horas. No es nada nuevo.

Tu padre, que a priori puede ser un hombre un tanto reservado te ha dicho: 

-Hijx, no te pases tantas horas en la cama que no es buena la marcha que llevas. Levántate a una normal aunque no vayas a hacer nada.

Crees que ese “nada” iba referido a la universidad. Ya ni recuerdas los días, semanas o meses que llevas sin ir. Ni lo recuerdas ni quieres hacerlo. Escondes la cabeza en un agujero para que nada te afecte. Pero tu no eres un avestruz. La universidad es un tema del que hablaré más adelante. De día. Los demonios internos acechan en la oscuridad. Es decir, lo que viene siendo comerse la cabeza por la noche de toda la vida.

Aparte de tirar la basura, fregar los platos y hacer la cena, no has hecho nada. Supongo que este día tampoco será digno de contar a tus nietos. Por lo menos te habías hecho algo nuevo en el pelo y te sentías guapx.

Recuerdas que mañana temprano has quedado con tu madre. Tomate ya la pastilla para dormir y vete a la cama. Ya sabes cómo se pone cuando la haces esperar. Puede que mañana sea diferente y no el día de la marmota. Es absurdo que una película te represente tanto.

Día 1. Pongámonos en situación

Hola queridx yo del futuro. Pongámonos en situación y contextualicemos el momento de la historia en el que te encuentras. Hoy es lunes 13 de diciembre y no ha sido un buen día.  Aunque los has tenido peores, hoy también ha sido uno de esos en los que lo avanzas como un autómata. Ni malo, ni bueno. Insignificante.

Sé que llevas un tiempo sintiendo que pasa algo en tu interior. Algo no va bien. No te sientes bien. Pensabas que sería algo temporal. Hormonal. Una crisis existencial. Puede que ninguna. Puede que ambas. Podría ser lo normal a tus 20 años. Pero no consigues llevar una vida normal más de una semana.

Ya llevas cerca de los 2 años en esta situación aunque hace relativamente poco que te has dado cuenta de que tu solx no vas a poder con todo este peso. Se lo has contado a tu mejor amigx de la universidad y a tu primx. La persona más importante de tu vida, tu padre, todavía no sabe nada. A veces piensas que debería darse cuenta porque las señales están ahí. Pero no lo culpes, bastante tiene el pobre con su trabajo. Puede que no sea tan evidente como te piensas.

Hace poco te decidiste pedir cita a tu medica de cabecera para contárselo y que te remitiese al psicólogo. La primera vez te dormiste, cómo no. Pero la segunda te acompañaron y si que fuiste. El 18 de diciembre tienes unos análisis de sangre. Este verano ha sido un desastre y quieres saber que todo está bien. Además quieren descartar que se deba a factores hormonales. Haz el favor y no te duermas, que nos conocemos.

El tema del psicólogo va a estar más complicado. Tienen que leer tu caso y estás a la espera de que te lo aprueben o lo denieguen. Los psicólogos de la seguridad social por norma general solo suelen aceptar los casos más graves. Hay talleres grupales para la ansiedad, pero tú necesitas terapia. Es indignante y frustrante a la misma vez. Pero vayamos paso a paso.

Has descubierto algo nuevo. Puede que con un poco de tiempo y paciencia puedas mejorar tu higiene del sueño. Has conocido tus 3 mejores aliados: la valeriana, la melatonina y el dormidina. Vas con cautela con este último. Dicen que es traicionero. Demasiados posibles efectos secundarios y un despertar resacoso. Pero lo venden sin receta asique vas a darle una oportunidad.

Mañana será otro día.


Quien cojones soy y que hago aquí

Aunque bien pudiera ser una pregunta que todos nos hacemos, no. No voy a hablar del sentido de la vida ni esas mierdas porque quien coño sabe quienes somos y qué hacemos aquí. 

Hoy vengo a decir que estoy cansadx de ver cómo la gente cuenta sus mierdas cuando ya han pasado por ellas y es fácil contarlas y hablar de superación. No me malinterpretéis. Hay que ser muy valiente para hacerlo. Pero a mi lo que realmente me importa es el durante. Lo realmente interesante es ver como una persona pasa en tiempo real por una crisis existencial de la hostia. Poder leerme en un futuro y darme cuenta, analizar el proceso por el que he tenido que atravesar hasta llegar a un punto en el que pueda decir “estoy bien”. Porque cuando dejas atrás toda esa mierda es fácil olvidar lo duro que fue. Y porque me conozco y sé que si fuera por mi tropezaría 3 veces con la misma piedra, esta especie de diario es para mi yo del futuro.

Si en el camino, alguien se encuentra con estas palabras y se siente identificadx con cualquiera de mis historias. Amigx mix, ya somos dos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora